Buscar

JARDINEROS DE BRICOLAJE

5 buenos consejos para garantizar el éxito de su jardín

 

Basta con encontrar la voluntad de empezar y la dedicación adecuada.

 

Cuidar un jardín con dedicación es una experiencia particularmente regeneradora y satisfactoria. Es cierto que con las plantas se necesita habilidad y paciencia, pero incluso un principiante puede lograr excelentes resultados. 

 

La jardinería significa recuperar el vínculo con la tierra, , ayuda a aliviar el estrés y da satisfacción. Varios estudios, de hecho, enfatizan que la cercanía a la naturaleza aumenta la sensación de paz y vitalidad. Además, cuidar tu jardín es una gran excusa para estar al aire libre.

Sin embargo, antes de comenzar con el nuevo pasatiempo, es imperativo seguir algunos consejos valiosos, que lo ayudarán a no desanimarse al principio.

 

CUIDADO CON EL SOL

Antes de comenzar a practicar la jardinería, debes tener en cuenta una regla fundamental: a cada planta le gusta la exposición correcta al sol. De hecho, hay plantas que aman el sol (como la albahaca o los girasoles), otras en cambio prefieren la sombra o la penumbra. Por lo tanto, incluso antes de elegir los cultivos a plantar en el jardín, es bueno conocer la exposición exacta del sol durante el día. De esta manera, podrás cultivar las plantas en el lugar que más les convenga.

 

 

CADA ESPECIE PARA CADA ZONA

La exposición a la luz solar va de la mano con la temperatura apreciada por cada planta. Los climas más cálidos son ideales para una gran cantidad de flores y cultivos, que, sin embargo, se marchitarán en el período frío. Por el contrario, hay plantas a las que les gustan las temperaturas más frías y que, por tanto, reaccionarán bien al invierno. Sin embargo, ¡ten cuidado! Ninguna plántula ama las heladas.

 

DEJA EL ESPACIO ADECUADO ENTRE LAS PLANTAS

Una vez que hayas elegido las plantas a injertar, también considera el tamaño que alcanzarán una vez cultivadas. A medida que las plantas crecen, de hecho, compiten por la comida y el agua, y solo los más fuertes sobreviven. Esto no quiere decir que no pueda lograr el efecto «arbusto»,  simplemente opte por un espacio adecuado entre un cultivo y otro. De hecho, asignar un área del jardín a un cultivo extensivo de una (o máximo dos especies de plantas), cerca unas de otras puede ser útil para mantener alejadas las colonias de parásitos. Por ejemplo, la caléndula es una de las especies más adecuadas para este propósito y tiene la capacidad de mantener alejadas a las plagas incluso de los cultivos vecinos.

 

PREPARAR EL TERRENO

La hierba es una gran alfombra verde, pero requiere mucho cuidado: siembra, fertilización, siega regular, aireación, azada, tratamiento de plagas, y riego.

Para mantenerlo hermoso y funcional para el crecimiento de las plántulas, debe conocer el grado de hidratación del suelo , según la época del año. Además, generalmente después de un gran calor o un gran frío, el suelo debe ventilarse con cuidado , para reemplazar los terrones del césped ahora muerto.

Puedes cavar la tierra ayudántoe con una azada, o usando una herramienta práctica y funcional, que te ahorrará tiempo y esfuerzo, como una levazzolle. El Levazzolle Ac 390 es muy sencillo de usar, incluso en zonas confinadas y funciona en cualquier tipo de terreno.

 
FERTILIZAR

Para estar actuando, el terroso necesita recibir nutrientes. Las flores, ramas, hojas y escombros son un excelente fertilizante natural; se descomponen, nutren el suelo.

 

Sin embargo, a menudo los residuos del piente no son suficientes y el suelo necesita ser fertilizado, para no perder las sales minerales que necesita.

 

El suelo debe ser fertilizado durante todo el año, pero es especialmente en primavera y verano que existe un mayor riesgo de quema. Una excelente solución es verter una capa de unos cinco centímetros de estiércol, guano o compost, mezclarlo un poco con el suelo y el agua.